“Nunca comas solo”, networking segun Keith Ferrazzi

Este post es para aquellos que, como yo, asociaban términos como falsedad, interés y manipulación al concepto de networking (que no es otra cosa que hacer contactos en el mundo laboral). Ahora he aprendido que, aunque ese lado oscuro sigue existiendo, el networking también puede ser sincero, ético y natural.

Nunca comas solo - Networking según Keith Ferrazzi

“Nunca comas solo”, el libro

Hace poco llegó a mis manos el libro “Nunca comas solo” de Keith Ferrazzi. Se lo habían regalado a un gran amigo mío, pero se entiende que tenía el mismo concepto negativo que yo sobre el networking, que es de lo que trata, y al ver la palabra marketing por ahí escrita pensó que yo era una buena candidata a quien ceder el libro.

Nunca comas solo” se presenta como “Las claves del networking para optimizar tus relaciones personales“. A mí nunca se me habría ocurrido comprar un libro así, pero ya que estaba en mi poder tenía que leerlo y ver qué podía sacar de él… Y sí, ha valido la pena.

Keith Ferrazzi se considera a sí mismo un gurú de las relaciones con pensamiento de liderazgo. Nacido en una familia humilde, su habilidad natural para el networking lo llevó al éxito personal y profesional a nivel internacional.

 

Mi visión del networking

Algunas de las técnicas planteadas por el gurú no son muy de mi agrado, pero lo cierto es que Keith sabe bien de lo que habla y tiene mucho que enseñarnos. Todos nosotros podemos, haciendo un buen uso de nuestra capacidad crítica y actitud positiva, aprender muchísimo de esta Biblia del networking.

Después de leer “Nunca comas solo” cada uno sacará sus propias conclusiones, estaremos de acuerdo en muchas (o pocas) cosas, rechazaremos aquello que no nos convenza y adaptaremos el mensaje según nuestro criterio. Mi conclusión es ésta:

No se trata de hacer contactos como parte de tu trabajo, sino de cambiar internamente como persona para que realmente te apasione conocer a otros, en el trabajo y fuera de él.

A continuación os ofrezco algunas frases extraídas del libro que ilustran mi concepto del buen networking:

No puedes triunfar solo.

El pasado de uno no tiene porqué ser también el prólogo de su futuro.

El hombre “hecho a sí mismo” no existe. Estamos hechos de miles de otros.

Tenéis que hacer más que aceptar la generosidad de los demás. A menudo tenéis que ir y pedirla.

Los escenarios en los que sólo una parte gana a menudo significan que ambas partes pierden a la larga.

Nadie se convierte en astronauta por accidente.

Un deseo que no está escrito no es más que un sueño. Cuando lo escribes, se convierte en un compromiso, en una meta.

Lo peor que puede pasar es que te digan que no.

Habla poco, pero di mucho. Que sea rápido, cómodo y definitivo.

Debes dejarte gobernar por la idea de que uno debe intentar comprender primero, y luego hacerse entender.

Escuchar es una habilidad crucial para el networking.

Interésate sinceramente por los demás.

Sonríe.

Y unas pocas más… 🙂

Cada persona que conoces es una oportunidad para ayudar y ser ayudado.

Los negocios son, al fin y al cabo, la habilidad de motivar a un grupo de individuos a convertir un concepto en una realidad; a llevar una teoría a la práctica; a ganarse la confianza de tus empleados y colegas; a animar a otros a ejecutar tus planes.

Todo hombre que conozco es superior a mí en algún aspecto. En ese aspecto, aprendo de él.

Mis esfuerzos deben estar alimentados por una pasión profunda y una serie de creencias que deben ir más allá de mi propio beneficio.

Tienes que creer en algo para que otros crean en tí.

No hay mejor manera de aprender algo y de convertirse en experto en ello, que tener que enseñárselo a otros.

Cuanto más nos preocupa la felicidad de los demás, más grande es nuestra propia felicidad.

Haciendo un esfuerzo, puedes romper el techo que parecen haberte impuesto y cambiar la visión que la gente tiene de tus capacidades.

No hay sitio para conformistas en el camino hacia el éxito.

Si escondes tus éxitos, permanecerán escondidos.

Si vas a pensar, piensa en grande.

No aprendas a relacionarte para luego olvidar las lecciones y los valores sobres los que has fundado tus conocimientos.

Sí, la lealtad es importante, pero no cuando significa sacrificar tus principios.

¿No te pica la curiosidad? Te invito a que leas el libro y saques tus propias conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *